Cómo elegir la talla del calzado de montaña

Tú estás aquí

Sabemos que la mejor forma de elegir una talla de calzado correcta es probar y probar, pero, para esas ocasiones en las que es difícil acudir a una tienda física, o cuando encontramos una buena oferta en internet, puedes seguir estos consejos para no equivocarte.

Lo primero que has de tener en cuenta es que cada fabricante utiliza sus propias tallas, por lo que olvídate de coger el mismo número de otros calzados que tengas por casa. Lo segundo, es que estás eligiendo talla para calzado de montaña, y no para zapatillas de uso diario, así que no te conformes con una talla aproximada si quieres evitar la aparición de rozaduras y ampollas (recomendamos leer nuestro artículo Las ampollas: prevención y cuidados).

La clave está en medir la longitud de tu pie. Ten en cuenta que debes medir los dos pies, pues no siempre son iguales. Obviamente, escogeremos la longitud del pie más largo. Para realizar la medición hay dos opciones:

Opción #1

Ponte un calcetín de montaña con el que suelas realizar tus excursiones al monte. Coloca un metro o regla sobre el rodapie de la pared y apoya el talón sobre él, tal y como se aprecia en la siguiente imagen. Ponte erguido y deja caer el peso del cuerpo sobre el pie. Este último paso es importante, pues la longitud del pie varía al soportar todo el peso. De esta forma simulamos lo mejor posible una pisada al andar. Una variante consiste en colocar un papel en el suelo contra la pared, pegar nuestro talón a la pared, y pisar el folio de manera que no quede arrugado. Ahora marca el extremo del dedo más largo, que no siempre es el dedo pulgar, y mide la longitud sobre el folio.

Opción #1. Apoya el pie sobre el rodapie y mide su longitud

Una vez tengamos la longitud exacta del pie, tendremos que sumarle un centímetro más. En el caso de la imagen de arriba, vemos que el pie mide aproximadamente 28 cm, por lo que sumaremos uno más, y nos iremos hasta los 29 cm. ¿Por qué? Durante las bajadas, nuestros pies se deslizan hacia adelante por el interior de la bota. Por tanto, este centímetro adicional generará un espacio libre y permitirá que los dedos no rocen la cara interna de la puntera. Esto es algo muy doloroso, y produce lesiones tanto en las articulaciones como en las uñas. Insistimos, por tanto, en la importancia de hacer esta medición con el calcetín de montaña puesto, y no sobre el pie desnudo.

Opción #2

Extrae la plantilla de una bota o zapatilla con la que te sientas cómodo durante tus caminatas. Mide la longitud de la plantilla, teniendo en cuenta que ésta ya "incluirá" el centímetro adicional del que hablábamos anteriormente, pues se supone que proviene de un calzado testado por tu experiencia, y que no te produce ninguna molestia o roce en los dedos del pie al andar.

Opción #2. Mide la longitud de la plantilla de un calzado de montaña que uses habitualmente

Aún así, es recomendable asgurarnos que la plantilla escogida para hacer la medición es correcta. Para ello, coloca el pie sobre la plantilla y comprueba que, efectivamente, sobra aproximadamente un centímetro en la puntera, como en la siguiente imagen. Ahora sí, mide la plantilla para saber qué longitud buscar en las tablas de tallas de cada fabricante. 

Al colocar el pie sobre la plantilla debe sobrar un centímetro en la puntera

Guía de tallas

El siguiente paso consiste en transformar los centímetros del pie en la talla correcta de cada fabricante. Para ello, las webs oficiales de fabricantes suelen publicar tablas de conversión, como la que veis en la siguiente imagen de la marca Asolo. Siguiendo el ejemplo anterior, los 29 centímetros (también denominados Mondo Points, véase más abajo) se traducen en una talla 44 1/2 europea, o en una talla 10 en Reino Unido. Prestad atención, pues las tablas son diferentes para hombres, mujeres y niños.

En caso de existir duda entre dos tallas posibles, recomendamos escoger siempre la más grande para ser más conservadores.

Conversor de tallas de la marca Asolo

Algunos fabricantes incluyen la unidad Mondo Point. Se trata de un sistema de medida desarrollado por la Organización Internacional de Normalización (ISO) en el que la talla y el calce corresponden a la longitud y el ancho real del pie, expresado en milímetros. En este sistema, se indican dos números separados por una barra (p.ej. 240/95), donde el primero expresa la longitud en milímetros, y el segundo el perímetro del pie a la altura del metatarso. Por tanto, el primer número (que es el que suele aparecer en estas tablas) siempre corresponderá con la longitud del pie, en centímetros o en milímetros.

En el siguiente enlace tenéis acceso a las tablas de conversión de la mayoría de fabricantes de calzado:

http://www.verticoutdoor.com/guies-de-mides/

Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a AristaSur y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Secciones:

2 Comentarios

  • 2 años 1 mes

    Buenos días:

    Excelente artículo sobre la elección del calzado de montaña. Una lección magistral para todos aquellos que inician su andadura deportiva en el trekking o montañismo, sobre todo para el género femenino que mira mucho la estética y se sorprenden porque la bota les "queda muy grande".

    Por otra parte para los que hoy en día utilizan más el internet para comprar, aunque yo el calzado prefiero comprar en tienda aunque pague algo más.

    Muchas gracias otra vez por éste tipo de artículos.

    Saludos

    Patxo