Síguenos en

Facebook Twitter Google+ Mail RSS

Everest: El desastre de 1996

La primavera de 1996 fue la más mortífera en toda la historia del monte Everest. Catorce alpinistas perdieron su vida durante la temporada de escalada de aquel terrible año. Diez de ellos murieron el mismo día, al sorprendérles en plena ascensión a cumbre una descomunal tormenta no prevista que, aún hoy día, los investigadores siguen preguntándose cómo se desencadenó. Los otros cuatro murieron en el mes siguiente, a causa de las fatales lesiones que sufrieron durante la ventisca.

Monte Everest (8850 metros)

Monte Everest (8850 metros)

Mejor suerte corrió el alpinista Beck Weathers, que permaneció bajo la nieve 36 horas soportando temperaturas inferiores a 40º bajo cero a más de 8000 metros de altura. El lugar: la última arista de 300 metros que conduce hasta la cumbre; el único punto del ascenso donde los escaladores no van encordados por evitar arrastrar a un compañero en caso de caida. En el momento que se desencadó la tormenta había veinte alpinistas a tan solo 600 metros ascensión. La cabecera de la expedición informó que Beck, unos metros más abajo, había muerto.

Un equipo de rescate partió hasta el lugar, dirigiendo a los supervivientes hasta el campo III, sin encontrar ninguna señal de Beck. Tras la tragedia, Beck afirmó que se desvió varios metros de la arista por falta de visibilidad, al estar sus globos oculares congelados, reduciendo considerablemente cualquier opción de rescate. Su cuerpo, entonces, permaneció inmóvil al lado del cadáver de una alpinista japonesa, completamente helado. Al encontrarle 24 horas después de su desmayo, no pudieron hacer más que certificar su muerte. Hasta tres veces le dieron por muerto; pero, como Beck contaría más tarde, incluso escuchó a otros compañeros pasar a su lado diciendo "está muerto".

36 horas después, Beck apareció sorprendentemente en la tienda médica del campo III, tambaleándose y bromeando sobre su seguro médico. Su aspecto era desolador. Y, aún más, esa misma noche otra ventisca desarmó el campamento, haciendo volcar la carpa y asfixiando a Beck mientras permanecía inmóvil a la interperie. Pero, ante todo pronóstico, Beck logró sobrevivir una vez más. Sus compañeros lograron trasladarle al campamento base, donde consiguieron evacuarle a un hospital para ser tratado de sus gravísimas lesiones.

Primeros auxilios de Beck a la llegada al Campo III (fuente)

Si deseas conocer cómo Beck fue capaz de aparecer en la carpa médica, tras 36 horas pereciendo congelado en la nieve , puedes escuchar el testimonio de Ken Kamler, médico de la expedición que trató a Beck en el monte Everest. La conferencia de Ken está en inglés, pero puedes activar los subtítulos en castellano (ojo, por defecto los subtítulos están desactivados).

Pincha AQUÍ para ver el vídeo.

Secciones: 

Si tienes prisa déjanos tus comentarios sin necesidad de registrarte. Pero si tienes tiempo crea tu usuario para aprovechar las ventajas. Si ya lo has creado anteriormente inicia sesión.

Comentarios

Imagen de PATXO

Hola:

Estremecedor el artículo sobre el desastre, desde joven me ha atraido el Monte Everest, nací el año que se subió la primera vez, pero es desolador todas las tragedias que allí han sucedido, aun así es mítico.

Saludos

Patxo

Por PATXO