Sendero circular por los mallos de Riglos

Tú estás aquí

Sendero circular por los mallos de Riglos

Senderismo

Circular

6,0km

2,5h

1.020m

512m

414m

414m

2

2

3

2

Primavera

Los mallos de Riglos conforman una de las estampas que identifican el mundo de la escalada. Partiendo de la localidad de Riglos, en Huesca, podemos realizar una corta ruta circular alrededor de los mallos en la que disfrutaremos de unas vistas únicas.

Para llegar a Riglos basta con seguir la carretera nacional A-125, desde Huesca en dirección Pamplona. Una vez pasada la localidad de Ayerbe hay que tomar un desvío, debidamente señalizado, hacia la localidad de Riglos. No obstante, las vistas desde la carretera ya nos avisan de su proximidad, y la localización de este diminuto pueblo nos resultará mucho más fácil. Una vez en Riglos podemos aparcar nuestro coche en cualquiera de los parkings habilitados a la entrada de la localidad. 

Localidad de Riglos, a los pies del mallo Pisón

La circular, de unos 5-6 kilómetros, está muy bien señalizada y puede realizarse en cualquiera de los dos sentidos. En este caso, describimos la ruta de oeste a este. 

El punto de partida es al pie del mallo Pisón, donde comenzaremos la ruta a mano izquierda para adentrarnos, rápidamente, en un amplio sendero que discurre bajo unas impresionantes paredes de roca. Nada más bordear éstas podremos ver la parte más dura de la ruta: un continuo ascenso por terreno pedregoso que nos conducirá hasta un pequeño llano, cruce con el sendero PR-HU-98, donde disfrutaremos de unas impresionantes vistas. 

Vistas desde el cruce con el sendero PR-HU-98

Continuamos nuestra ascensión hasta llegar a una zona llana donde se encuentra una pequeña caseta de pastores. Son los llanos del Campo Roseta, que nos dan acceso tras un pequeño desvío a mano derecha al mirador de Espinable: la zona con mejores vistas de todo el recorrido.

Mirador de Espinable

Tras nuestro deleite, deshacemos los pasos para colocarnos de nuevo en el sendero principal y continuar nuestro camino, ya en suave descenso. Caminaremos por las espaldas de otro de los grandes: el mallo colorao, donde podemos alcanzar una cómoda y amplia repisa en la cual tendremos una vertiginosa vista de los mallos con el pueblo de Riglos al fondo.

Trasera del mallo colorao con Riglos al fondo

El sendero va dando a su fin cuando alcanzamos el Centro de Interpretación de Arcaz, dedicado al buitre leonado, la Ermita de Santa Cruz y, finalmente, el pueblo de Riglos. Una sencilla ruta que no dejará de asombrar a nadie.

Tracks GPS: 
Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a AristaSur y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.