Crampones: Técnicas de progresión

Tú estás aquí

Al moverse sobre pendientes heladas, aparece la obligación de utilizar los crampones; herramienta típica del alpinista (que cuenta con 10, 12, o 14 puntas que se emplean en función al tipo de ascenso que se vaya a realizar); por tanto su manejo requerirá una adaptación y aprendizaje correcto para adecuar la técnica de ascenso o descenso a la inclinación y dureza de la pendiente. La mayor parte del tiempo el escalador se desplaza sobre nieve dura en las que se combinan técnicas llamadas de pies planos y técnica frontal. Dominarlas es esencial para moverse con seguridad y eficacia en la montaña En esta técnica de escalada con crampones es importante que todos los ellos estén permanentemente en contacto con el hielo, por lo que el pie debe estar perfectamente en horizontal sobre el hielo.

Crampón; técnica de pato o paso de pato

Esta técnica del paso de pato se usa en pendientes que van de suaves a moderadas y es tan sencilla como caminar. Es importante separar/abrir las puntas manteniendo separados los talones para evitar enganches así como la realización de pasos cortos. Para ascender es recomendable que según vaya aumentando la pendiente se irán abriendo más las puntas de los pies. Manteniendo en todo momento los pies separados Para descender, lo adecuado  es que además de mantener los pies separados, es importante controlar el centro de gravedad, por lo que la flexión de las rodillas juega un importante papel para evitar la pérdida de equilibrio.

¿Qué es lo que no se debe hacer con un crampón?

Básicamente lo que no se debe hacer, es olvidar la separación que deben mantener los talones en todo momento; y durante los descensos, bajar de lado,  para evitar posibles torceduras de tobillo.

Cramponeando: técnica de pies planos o Técnica Francesa

La técnica francesa es la más sencilla para realizar ascensos de suaves a fuertes.  Esta es una técnica algo más compleja  de aprender para realizar ascensos, pero tiene dos ventajas: un menor cansancio de piernas y pies. Para llevar a cabo esta técnica de pie plano en los ascensos, el deportista deberá ir trazando “líneas con los pies”.

¿Qué no se debe hacer con el crampón?

En la práctica de la técnica francesa, se debe evitar en todo momento cruzar los pies. Para evitar una posible inestabilidad del cuerpo, pérdida de equilibrio y caída. Tanto para la técnica de pato como la de pies planos,  con ascensiones por nieve dura o hielo, con un grado de inclinación suave, se utilizarán unos crampones de 10 ó 12  (para inclinaciones de hasta 60o aproximadamente) puntas.

Técnica Frontal o Alemana

Esta técnica fue desarrollada por austriacos y patentada finalmente por los alemanes con el objetivo de ascender por nieves duras y hielo. En lo que se refiere al terreno, esta técnica se emplea en ascensos más verticales. Al ser la pendiente muy inclinada o  realizar escaladas sobre cascadas de hielo, se utilizaran  crampones de 12 ó 14 puntas siendo conveniente el uso del piolet.

Técnica Moderna o Mixta

Esta técnica es una combinación de la Alemana y la Francesa. Consiste en alternar de ambas técnicas para evitar el cansancio de los pies y de las piernas en fuertes ascensos. Con un pie se emplea la técnica francesa de y con el otro la alemana.

Peligros usos del Crampon

El principal peligro de esta herramienta es el enganche, ya sea debido a que los pies estén demasiado cerca, por los pantalones que se lleven puestos o las correas del otro crampón. De ahí la insistencia en la separación de los pies y evitar cruzarlos en todo momento durante el ascenso o descenso.

Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a crampon y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Secciones: