Empuñadura y dragonera de los bastones de trekking

Tú estás aquí

En nuestra sección de artículos dedicados a los bastones de trekking, llega el turno de hablar sobre la empuñadura y la dragonera. ¿Sabes por qué son tan importantes estas partes del bastón?

Empuñadura y dragonera de un bastón de trekking

Tanto la empuñadura como la dragonera se sitúan en el extremo superior del bastón. Su función es simple y, quizás, la más importante de todas: facilitar el agarre correcto del bastón con el fin último de reducir el impacto que reciben las extremidades inferiores y equilibrar la marcha. Para ello, por tanto, se hace indispensable hacer un uso correcto de estos elementos del bastón.

Empuñadura

Se trata de la parte por donde agarramos el bastón de trekking. En el mercado encontraremos diferentes formas, tamaños y materiales referentes a la empuñadura, pero lo más importante es que nos sintamos cómodos a la hora de agarrar el bastón. Por tanto, la primera recomendación es probar las distintas formas, tamaños y materiales de las empuñaduras que encontremos con el fin de escoger aquella que mejor se adapte a nuestra mano. 

En este sentido, escoger una empuñadura ergonómica, como la que vemos en las imágenes de arriba y abajo, es sinónimo de confort. Este tipo de empuñadura se ajusta a la forma que adopta nuestra mano a la hora de agarrar el bastón, haciendo que el dedo índice se apoye en el pequeño saliente del mango, separando este del dedo corazón (véase imagen de abajo).

Forma de agarrar la empuñadura ergonómica del bastón (imagen: backpackinglight.com)

Los materiales, así mismo, pueden ser diversos: plástico, caucho, espuma o corcho. Si bien las empuñaduras hechas de plástico son desconsejables por causar problemas con manos sudorosas, lluvia o guantes, podremos elegir cualquier otro material siempre y cuando nos sintamos confortables con ellos.

Distintos materiales en las empuñaduras (imagen: outdoorgearlab.com)

Por último, hay empuñaduras que tienen un sistema de agarre extendido, como el que vemos en el segundo y séptimo bastón de la imagen de arriba, o en la primera fotografía de este artículo. Este tipo de empuñadura se prolonga a lo largo del cuerpo del bastón, facilitando un cambio rápido de agarre a una posición más baja o alta del bastón sin necesidad de reajustar la altura de los tramos ante pendientes grandes.

Dragonera

La dragonera es la cinta o correa que acompaña a la empuñadura del bastón. Su función es doble. Por un lado, permite "atar" el bastón a la mano, impidiendo que se nos escape de las manos y pueda caer pendiente abajo.

Por otro, y quizás el más importante, es permitir que el bastón cumpla su principal cometido: aliviar el impacto de la marcha sobre nuestras articulaciones inferiores. Para ello, la mano y la muñeca deben quedar sujetas por la dragonera, al mismo tiempo que sirva de base y apoyo para estas, evitando que las manos y los brazos soporten todo el peso y que este se distribuya correctamente.

Si lo hacemos bien, nuestra mano podrá quedar apoyada sobre la dragonera sin ningún tipo de ayuda adicional (véase imagen de abajo). El buen ajuste de la dragonera es crucial, pues aporta mayor estabilidad sin tener que apretar la mano, funcionando de correa de transmisión para repartir de manera efectiva la carga a través de los bastones y no las manos o brazos.

En este otro artículo te explicamos cómo sujetar correctamente el bastón haciendo un adecuado uso de la dragonera.

Posición en la que debe quedar la dragonera sobre nuestra muñeca

 

Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a AristaSur y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Secciones: