Calor

Seguro que habréis escuchado o leído alguna vez que con el frío debemos abrigarnos bien la cabeza, porque es el punto por donde más calor pierde el cuerpo. Sin embargo, es el momento de que lo olvidéis, pues las investigaciones demuestran que este falso mito es totalmente erróneo. Os explicamos el porqué.

El frío es la ausencia de calor. Nuestro cuerpo es una máquina de producir calor, el cual se pierde de diferentes formas. Además tiene la posibilidad de regular la emisión del calor para temperaturas ambientales comprendidas entre 15 y 30 ºC, por encima y por debajo tiene que hacer algo para contrarrestrarlas y no sufrir una hipotermia o una insolación. Cuando la cantidad de calor perdida es mayor de la que podemos generar, entonces aparece la conocida sensación de frío.