La Luna: fases lunares y movimiento

AristaSur 1 Abril 2022
5min
0
lunea

Las fases de la Luna constituyen, posiblemente, el ciclo natural que con más facilidad puede seguirse en el cielo. Entender estas y su movimiento nos ayudará a orientarnos en la naturaleza y a planificar nuestras actividades.

La Luna es único el satélite natural que gira alrededor de la Tierra, a una distancia media de 384.400 kilómetros. Se trata de la quinta luna más grande de casi los doscientos satélites naturales que orbitan en los distintos planetas del Sistema Solar. Su tamaño es cuatro veces más pequeño que el planeta Tierra, y su densidad es equivalente al 60% de la densidad de la Tierra. Por eso, en la Luna todo pesa menos que en la Tierra.

Veamos a continuación cómo es la órbita de nuestro satélite.

 

Movimientos de la Luna

La órbita lunar es el movimiento que realiza la Luna alrededor de la Tierra. Se trata de una órbita elíptica y se realiza en sentido contrario a las agujas del reloj. En concreto, los movimientos de la Luna son:

  • Movimiento de rotación: es el movimiento que hace sobre su propio eje.
  • Movimiento de traslación: es el movimiento que hace alrededor de la Tierra. 


Movimiento de la Luna sobre su propio eje (rotación) y alrededor de la Tierra (traslación) (CC BY-SA 3.0). Debido al movimiento de rotación sincrónico, desde la Tierra siempre se ve la misma cara de la Luna.

La Luna tarda aproximadamente 28 días en completar ambos movimientos, tanto sobre su eje como alrededor de la Tierra. De hecho, la velocidad del movimiento de rotación de la Luna es igual al del movimiento de traslación de la Tierra. Se trata de un movimiento sincronizado debido a la interacción de las fuerzas de gravedad de ambos cuerpos celestes. Por este motivo vemos siempre la misma cara lunar desde la Tierra; y a la cara contraria que no se le ve se le denomina la cara oculta de la Luna.

 

Fases de la Luna

Las fases lunares corresponden a la parte iluminada de la Luna cuando es vista desde la Tierra. Estos cambios son cíclicos y dependen de la posición de la Luna respecto a la Tierra y el Sol. Para entenderlo mejor, hay que recordar que la Luna no brilla en sí misma, sino que este brillo es el reflejo de la luz del Sol sobre su superficie.

A medida que la Luna orbita alrededor de la Tierra, parece que su forma cambia: unas veces refleja luz solo una parte de ella, mientras que otras refleja luz en su totalidad. Se dice entonces que la Luna pasa por distintas fases, que son resultado de su movimiento y de la luz solar que refleja su superficie. En resumen, las fases lunares no son más que los ángulos desde los que las personas vemos la parte iluminada de la Luna desde la Tierra.

El ciclo lunar tiene una duración de 29,5 días, y este sería el tiempo que transcurre entre dos fases iguales. Las fases más conocidas, en orden, son:

  • Luna nueva: la superficie está muy oscura porque prácticamente la totalidad de la superficie de la Luna que vemos desde la Tierra está en sombra. La otra cara de la Luna es la que está iluminada, pero no es visible para nosotros. La parte visible de la Luna es entre el 0-2% de su superficie.
  • Luna creciente: la Luna comienza a vislumbrarse 3-4 días después de la fase anterior. En el hemisferio norte comienza a visibilizarse del lado derecho, mientras que en el hemisferio sur lo hace desde el lado izquierdo. La parte visible de la Luna en esta fase es entre el 3-34% de su superficie.
  • Cuarto creciente: durante esta fase está iluminada la mitad de la Luna, en concreto, el lado derecho en el hemisferio norte y el lado izquierdo en el hemisferio sur. La parte visible de la Luna en esta fase es entre el 35-65% de su superficie.
  • Luna gibosa creciente: la superficie iluminada es superior a la mitad. En el hemisferio norte solo se observa una parte oscura en su lado izquierdo, mientras que en el hemisferio sur solo se observa una parte oscura en su lado derecho. La parte visible de la Luna en esta fase es entre el 66-96% de su superficie.
  • Luna llena: la cara de la Luna que vemos desde la Tierra está iluminada por completo, pues la Tierra se sitúa en línea justo entre el Sol y la Luna. La parte visible de la Luna en esta fase es entre el 97-100% de su superficie.
  • Luna gibosa menguante: la superficie iluminada comienza a mermar. Por eso, en el hemisferio norte comienza a formarse una curva oscura en el lado derecho, y en el hemisferio sur se observa esa curva oscura en el lado izquierdo. La parte visible de la Luna en esta fase es entre el 96-66% de su superficie.
  • Cuarto menguante: es la fase contraria al cuarto creciente. En este caso, está iluminada la mitad izquierda en el hemisferio norte y la mitad derecha en el hemisferio sur. La parte visible de la Luna en esta fase es entre el 65-35% de su superficie.
  • Luna menguante: en este caso solo un pequeño segmento está iluminado. En el hemisferio norte es el izquierdo, mientras que en el hemisferio sur es el derecho. La parte visible de la Luna en esta fase es entre el 34-3% de su superficie.

Fases de la Luna (CC BY-SA 3.0) desde el hemisferio norte: nueva, creciente, cuarto creciente, gibosa creciente, llena, gibosa menguante, cuarto menguante, menguante, nueva.