Uso del pedernal para hacer fuego

Tú estás aquí

Siempre que salgamos a realizar alguna actividad de aventura al aire libre debemos llevar con nosotros alguna herramienta que nos permita hacer fuego. Con fuego podemos cocinar, hervir agua (eliminando muchos microorganismos patógenos), derretir nieve, calentarnos, evitar que se acerquen animales, etc. Todo ello es vital para la supervivencia en caso de perdernos o sufrir algún contratiempo. Mecheros y cerillas son herramientas muy útiles para ello, pero si se mojan pueden dejar de funcionar.

La mejor alternativa para evitar esta problema es el uso del pedernal. El pedernal o sílex es una roca silícea dura que ya era utilizada en la Edad de Piedra para hacer fuego y construir herramientas y armas. Para iniciar fuego necesitaremos un pedernal (piedra de sílex), algo de acero para rascar esta piedra (p.ej. el filo de una navaja), paja seca o yesca (materia muy seca y que arde con facilidad) y material combustible para alimentar y mantener vivo el fuego (p.ej. madera). Lo que debemos hacer es rascar el pedernal con el filo de la navaja para producir chispas y que estas caigan sobre la yesca y prenda. Una vez tengamos las primeras llamas, tan solo debemos mantener el fuego vivo con cualquier material combustible.

En el mercado encontraremos diferentes tipos de pedernales y soluciones para iniciar un fuego de emergencia, pero vamos a destacar dos de ellos por ser los más comúnmente usados.

Pedernal iniciador de fuego (imagen tomada de cestaysetas.com)

En la imagen de arriba vemos un pedernal inciador de fuego clásico, que se compone de un rascador (placa verde) y una piedra pedernal con la que generar chispas. Para iniciar el fuego basta con rascar la piedra a escasos centímetros del material que queramos prender (p.ej. un montoncito de yesca) y hacer que las chispas caigan sobre él.

Esta herramienta es muy útil para encender hornillos de gas. Para ello, basta con abrir la bombona de combustible y hacer que las chispas del pedernal caigan sobre la salida del gas del hornillo, como podemos ver en el siguiente vídeo.

A pesar de que el pedernal es una herramienta muy útil y que sigue funcionando pese a que se moje, si lo que queremos es iniciar un fuego (y no solo encender un hornillo) necesitaremos un poco de paciencia e insistencia para hacer prender la yesca, como podemos ver en el siguiente vídeo.

Para facilitarnos esta labor, en el mercado encontraremos otro tipo de pedernal que incluye una barra de magnesio: un material altamente inflamable y que arderá por sí solo en cuanto reciba las primeras chispas del pedernal. Lo podemos ver en la siguiente imagen:

Pedernal de magnesio (imagen extraída de ultimocartucho.es)

Curiosamente, los bloques magnesio apenas tienen poder de ignición, pero sí las virutas que extraigamos de ellos. Para ello, en primer lugar debemos mezclar en la yesca unas virutas de magnesio, extraídas con el rascador del pedernal. Una vez hecho esto, rascaremos el pedernal a escasos centímetros del montoncito de yesca y magnesio. El polvo de magnesio prenderá súbitamente y el fuego se mantendrá encendido gracias a la yesca. De este modo, apenas necesitaremos un solo rascado para hacer prender la yesca. A partir de ahí, tan solo debemos mantener avivado el fuego con cualquier tipo de combustible. Podemos ver su uso en el siguiente vídeo:

Tanto el pedernal como el magnesio son materiales que preden en cualquier situación, aun cuando estén mojados o sople viento fuerte. De ahí que sea la herramienta más recomendada para iniciar fuego al aire libre, ya que sigue funcionando aunque esté lloviendo o nevando. 

Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a AristaSur y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Secciones: