A qué número llamar para pedir auxilio en caso de accidente en montaña: el 112

Tú estás aquí

Los accidentes de montaña no forman parte de los planes ante un día de senderismo, escalada o cualquier otra actividad en montaña. Sin embargo, que no entre en tus planes no significa que no pueda suceder. Las cosas pueden cambiar repentinamente y una magníficada jornada al aire libre puede llegar a convertirse en una auténtica pesadilla. ¿Sabrías dónde llamar para pedir auxilio en estos casos?

Lo primordial es avisar y pedir ayuda lo antes posible, ya que el tiempo es crucial ante este tipo de eventualidades. Si no das aviso, nadie irá a rescatarte. Si te es imposible dar aviso (por no tener teléfono o estar sin cobertura), siempre puedes dejar a una persona encargada de avisar a los servicios de rescate si no recibe tu llamada a una hora determinada. En este caso, déjale bien claro tu punto de partida y cuál era tu ruta para que puedan comenzar la búsqueda lo antes posible. Eso sí, ármate de paciencia en estos casos.

No obstante, hoy día la regla general es salir a la montaña con el teléfono móvil (¡con la batería bien cargada!), así que bastará con hacer una llamada al 112 para pedir auxilio. Recuerda que para llamar a este número es imprescindible tener cobertura de algún operador, aunque no sea el tuyo. Por ello, realiza la llamada aunque tu teléfono te indique que no hay cobertura, puesto que cuando llamas a este número el teléfono utilizará cualquier cobertura disponible en la zona (te lo explicamos en este otro artículo). En caso de no existir cobertura de ningún operador, muévete hacia zonas más altas hasta conseguir contactar con los servicios de rescate.

Recuerda también que es posible realizar la llamada al 112 desde un teléfono sin saldo, sin conocer el PIN o con un teléfono bloqueado, e incluso desde un teléfono sin tarjeta SIM. Los servicios de rescate localizarán tu posición desde la propia llamada, aunque en el caso de la montaña, el margen de error es de kilómetros (en ciudad, sin embargo, el error es de pocos metros). Por ello, en cuanto contactes con el 112, resulta útil conocer con antelación el protocolo de preguntas que te harán para perder el menor tiempo posible:

  •  Nombre y apellidos.
  • ¿Qué sucede? Tipo de accidente, número de heridos, gravedad de las lesiones...
  • ¿Cómo se ha producido el accidente? Te pedirán que lo describas con detalle.
  • ¿Dónde se ha producido el accidente? Recuerda indicar la provincia, sistema montañoso, sierra, valle, pico, ruta... De lo más general a lo más específico.
  • ¿Tienes ayuda? Si tú mismo o algún otro compañero tiene conocimiento sobre primeros auxilios.
  • ¿Condiciones de la zona y características? Viento, visibilidad, nieve, lluvia, entorno despejado de árboles, llano, terreno abrupto... Para organizar de la mejor forma posible el envío del dispositivo de emergencia.

En este sentido, aplicaciones para smartphone como Alpify serán de mucha ayuda ante la petición de auxilio. 

Es muy importante tener en cuenta que, en caso de no tener cobertura de tu operador de red, si llamas al 112 y se corta, no podrán devolverte la llamada, ya que les saldrá apagado o fuera de cobertura. En estos casos, hasta que no te confirmen que el grupo de rescate ha salido, llama al 112 cada 15 minutos.

Por último, recuerda que en montaña el teléfono móvil es un elemento de seguridad, no de ocio. ¡Carga bien la batería y evita que se descargue rápidamente! Cuando transitamos por la montaña, es normal que la cobertura sea discontinua o nula, por lo que el teléfono pasa mucho tiempo buscándola y la batería se agota rápidamente. Además, los smartphone actuales funcionan con múltiples aplicaciones corriendo en paralelo, por lo que también consumen mucha batería. Por eso, la recomendación es activar el modo avión del teléfono durante la ruta y desactivarlo solo cuando sea necesario.

Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a AristaSur y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Secciones: