Diferencia entre la insolación y el golpe de calor

Tú estás aquí

En verano, principalmente, las altas temperaturas son algo común en nuestro país. Los profesionales no dejan de repetir consejos acerca de qué hacer para evitar que nuestro cuerpo alcance temperaturas extremas. En este sentido, se habla mucho de insolación y golpe de calor, pero, ¿qué diferencia hay entre ellos?

En primer lugar, destacar que ambos términos hacen referencia a estados fisiológicos agudos y peligrosos caracterizados por la incapacidad del organismo para regular la temperatura corporal. En otras palabras, son aquellas situaciones en las que el termostato del cuerpo no funciona o es incapaz de compensar las altas temperaturas.

El golpe de calor se produce cuando el organismo permanece a una temperatura alta mucho tiempo. Por ejemplo, suele producirse ante esfuerzos físicos intensos con altas temperaturas en el ambiente o, muy normal en nuestro país, ante la exposición prolongada de varios días a temperaturas elevadas -olas de calor- (aunque, en este caso, los síntomas se desarrollan más lentamente). Los síntomas son fiebre alta, sudoración excesiva, taquicardia, respiración rápida, calambres o hinchazón.

Por su parte, en el caso de la insolación (o golpe de sol), la causa principal es la acción directa de los rayos del sol en el cuerpo. Los síntomas son sudoración excesiva, piel enrojecida, seca y caliente, y baja presión arterial. En casos más graves pueden aparecer delirios, convulsiones incluso coma. Por tanto, la insolación podría entenderse como una forma de golpe de calor en la que la fuente de calor proviene del sol (por ende, los golpes de calor no solo se producen a consecuencia del sol).

En resumen, el aspecto común de ambos trastornos es la incapacidad del organismo para termorregular, esto es, para disipar más calor del que recibe para regresar a su temperatura normal. Ahora bien, en el golpe de calor la causa es la alta temperatura corporal que alcanza el organismo (por diversos factores), mientras que en la insolación la causa de la alta temperatura que alcanza el organismo por la exposición al sol.

Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a AristaSur y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.

Secciones: