Qué es la impermeabilidad en los tejidos técnicos de montaña

AristaSur 6 Marzo 2021
6min
0
nevando
Sección Material

Los tejidos impermeables han sido uno de los mejores desarrollos técnicos del último siglo en lo que a vestimenta y material de montaña se refiere.

 

Impermeabilidad / Resistencia al agua

Si entendemos la impermeabilidad como la cualidad de un material de impedir totalmente el paso del agua, pocas cosas son realmente impermeables. Y mucho menos, los tejidos técnicos de montaña (sea ropa o una tienda de campaña), los cuales deben combinar impermeabilidad y transpirabilidad a partes iguales (de la transpirabilidad hablaremos en otros artículos). Por ello, más que de impermeabilidad, debemos hablar de resistencia al agua. Con esta perspectiva, un tejido se considera "impermeable" si es capaz de soportar prácticamente todas las condiciones meteorológicas que podamos encontrar en montaña.

Si bien no podemos precisar qué es eso de "soportar prácticamente todas las condiciones meteorológicas", existe una norma europea que especifica cómo deben realizarse en laboratorio las pruebas de resistencia al agua de un tejido. Se trata de la norma ISO 811:2018 (Determination of resistance to water penetration — Hydrostatic pressure test). En esta prueba se coloca un trozo de tejido plano y tenso bajo un tubo que se va llenando de agua, aumentando la presión hasta que el agua termina traspasando el tejido. El resultado de la prueba da una medida en milímetros (mm) de la altura del agua dentro del tubo en el momento en el que esta comienza a traspasar el tejido. Es lo que se conoce como columna de agua, y seguramente hayas visto especificado su valor en las características técnicas de alguna prenda o material de montaña con propiedades impermeables.

Por ejemplo, una tienda de campaña cuyo techo soporte una columna de agua de 1500mm, significa que esta columna debe tener 1'5 metros de altura para que la presión sea tan grande que termine filtrando a través de la tela (en este otro artículo te contamos cómo elegir una tienda de campaña y qué columna de agua es recomendable). En el caso de los tejidos Gore-Tex, estos soportan una columna de hasta 28000mm, más que suficiente para soportar lluvias o nevadas muy intensas durante un período muy prolongado de tiempo.

Veamos, más concretamente, lo que podría implicar cada rango de valores de esta columna de agua. Buscaremos en la ficha técnica del producto (chaqueta, pantalón, tienda de campaña, etc.) la información de la medida en milímetros de su columna de agua. A grandes rasgos, se puede considerar lo siguiente:

  • 0-1000mm. El tejido es repelente, pero no resistente al agua.
     
  • 1000-5000mm. El tejido es resistente al agua pero soporta aún poca presión o cambios de presión. Puede soportar lluvia ligera o nieve seca. Si colocas algo sobre el tejido o te sientas sobre él, te mojarás.
     
  • 5000-10000mm. El tejido es muy resistente al agua y se mantiene así para la mayoría de las formas de presión. Soporta lluvias o nevadas moderadas.
     
  • 10000-15000mm. El tejido soporta lluvias y nevadas fuertes.
     
  • 15000-30000mm. El tejido es prácticamente impermeable. Protección extrema. Soporta lluvias y nevadas muy fuertes e intensas durante tiempos muy prolongados. Incluso si te sumerges, el agua tardará tiempo en traspasar.

Sin embargo, muchas veces nos encontramos con productos que dicen ser impermeables con, por ejemplo, columnas de 2000mm; cifra muy lejos de los 10000 o 15000mm que pudiéramos esperar para estar realmente tranquilos ante cualquier condición meteorológica. ¿Por qué ocurre? Hay varios factores explicativos:

  • El viento. Recordemos que la prueba de resistencia al agua mide la altura del agua sobre el tejido. En otras palabras, la presión aumenta conforme sube la altura de la columna de agua hasta que traspasa el tejido. Así, el viento fuerte incrementa la presión sobre el tejido, lo que hace que con menos cantidad de agua, esta traspase. El viento, por tanto, resta impermeabilidad.
     
  • Los roces. El contacto del respaldo o tirantes de la mochila con la chaqueta, el contacto de las prendas interiores con la prenda exterior, el contacto de la roca contra la chaqueta, el contacto de un saco de dormir con la cara interna de una tienda de campaña... Todos estos roces hacen que varíe la presión del tejido y, al igual que ocurría con el viento, se pierda impermeabilidad.
     
  • El estado de la prenda. Las manchas, los descosidos y el desgaste general de la prenda hace que disminuya notablemente la presión que puede soportar la tela hasta que el agua la traspase. Muchos fabricantes realizan sus pruebas garantizando que, tras cierto desgaste del tejido, este siga manteniendo sus propiedades de resistencia al agua.

Como vemos, la presión es el factor central que afecta a la impermeabilidad, y esto hace que no podamos hablar de un único punto de corte a partir del cual considerar un tejido como resistente al agua. Por ejemplo, un doble techo de una tienda de campaña con una columna de agua de 3000mm, se considera impermeable y preparado para las peores condiciones meteorológicas. Si está bien instalado y tenso, no tendrá ningún roce, asemejándose mucho las pruebas de laboratorio a las condiciones reales de campo. Sin embargo, la columna de agua que tenga que soportar el suelo de la tienda deberá que ser mucho mayor, en torno a 6000-8000mm, ya que tendrá que aguantar la presión de las personas dentro (no necesita tanta columna como una chaqueta porque en el caso de las tiendas, la humedad viene a través del suelo y no directamente de la lluvia o nieve).

Ahora entendemos por qué cuando nuestros cuerpos o mochilas rozan las paredes internas de la tienda mientras llueve, amanecemos mojados: al agua entra por esos puntos de contacto por haber añadido presión sobre el tejido, restando así impermeabilidad.

Por último, tened en cuenta que todas estas variables son muy tenidas en cuenta por los fabricantes, y que los tejidos se venden con valores que superan lo necesario para evitar estos imprevistos. 

 

Tratamiento deperlante o DWR

El tratamiento deperlante o DWR (Durable Water Repellent - Repelencia al agua permanente) crea una superficie rugosa sobre el tejido de la prenda que hace que las gotas de agua mantengan forma de "perlas" sobre la superficie y no se empape, permitiendo que con un simple sacudido repela esa agua superficial.

Este tratamiento no hace que la prenda posea una alta resistencia al agua, pero es incorporada a la mayoría de las prendas impermeables para proporcionar una primera capa de protección frente al agua.

El desgaste y las manchas hacen que este tratamiento se deteriore, pero existen productos especializados que pueden volver a regenerarlo.

 

Cargando...