Cómo saber si has acertado con la talla de tu calzado

AristaSur 2 Diciembre 2015
3min
Talla del calzado de montaña
Sección Material

En artículos anteriores te explicábamos cómo elegir tu calzado de montaña y cómo elegir la talla correcta. Ahora te explicamos cómo saber si, finalmente, has acertado con la talla correcta. 

Ya sabemos que es importante que haya un espacio de aproximadamente un centímetro entre la punta del dedo del pie que más sobresalga y la parte interna de la puntera de la bota o zapatilla. De esta forma evitamos que en descensos pronunciados, al desplazarse el pie hacia adelante, se produzcan lesiones o rozaduras en dedos y uñas.

El primer paso para asegurarnos que estamos ante una talla correcta de calzado es extraer la plantilla, colocar el pie sobre ella y comprobar si, efectivamente, sobra aproximadamente un centímetro en la puntera, tal y como se ve en la siguiente imagen.

Al colocar el pie sobre la plantilla debe sobrar un centímetro en la puntera

El segundo paso, y más importante, consiste en comprobar si este espacio en la zona de la puntera es suficiente. Dicho de otro modo, hay que probarse el calzado para asegurar que este hueco cumple su función. Por tanto, introducimos el pie en la zapatilla o bota y, con los cordones desatados y aflojados, adelantamos el pie hasta empezar a rozar con nuestro dedo, de manera leve, el interior de la puntera. Una vez ahí, debemos ser capaces de introducir un dedo en la parte posterior, de manera fácil y sin ejercer apenas fuerza, tal y como se ve en la siguiente imagen.

Al desatar los cordones y desplazar el pie hacia adelante, debe sobrar un dedo en la parte posterior

Si todo está correcto, al atarnos los cordones de las zapatillas o botas, este centímetro adicional quedará libre en la zona de la puntera, permitiendo que el pie se desplace hacia adelante en descensos pronunciados sin provocarnos rozaduras ni lesiones en las uñas o dedos del pie.

Intenta probar el calzado en una rampa, hacia abajo y hacia arriba, para ver cómo se desplaza el pie en el interior, por si hubiera alguna molestia.

Pruébate ambos zapatos, ya que es habitual que se tenga un pie más largo que el otro y aunque la diferencia suele ser poca (medio número, en talla inglesa, supone una diferencia de 4 mm. de longitud), a veces de ello depende la elección de la talla.

Por último, también es importante analizar las sensaciones que nos transmite el calzado al probárnoslo, pues aunque las pruebas nos indiquen que estamos ante la talla correcta, puede ocurrir que la horma del calzado no sea la más adecuada para nosotros. Así que es importante calzarnos la zapatilla o bota, no solo para comprobar que la talla es correcta, sino para sentir que la horma se adapta a la forma de nuestro pie y nos sentimos cómodos con ella.