Sacar fotos en modo manual en la naturaleza

AristaSur 30 Junio 2020
5min
Smartphone fotografiando una escena en la naturaleza
Sección Interesante

A la hora de sacar el máximo rendimiento a la cámara de tu smartphone para hacer fotografía en naturaleza, te recomendamos el uso de aplicaciones que permitan sacar fotografías en modo manual y así tener el máximo control posible sobre las opciones de la cámara.

Por lo general, las cámaras de los teléfonos inteligentes vienen preparadas para sacar fotografías en modo automático a través de una serie de automatismos y algoritmos. Aunque los resultados, en general, son aceptables, al controlar los principales parámetros de la fotografía, conseguiremos resultados mucho mejores, adaptados a cada escena, y con efectos mucho más interesantes y "profesionales". Como se suele decir: la cámara no hace al fotógrafo. Una buena fotografía está determinada por muchos factores o ingredientes, como la composición o el manejo de la luz y la exposición. Y es ahí donde entra la importancia de contar con una aplicación que nos permita controlar todos (o algunos) ajustes de la cámara a través del disparo en modo manual o semi-automático.

Si bien el modo M (manual) es más propio de cámaras semiprofesionales o profesionales, las cámaras de los teléfonos inteligentes son cada vez mejores, y muchas de ellas permiten el control de los parámetros principales de la fotografía. No obstante, pocos fabricantes de teléfonos incluyen por defecto aplicaciones que permitan disparar en modo manual, ya que la mayoría de las personas buscan lo contrario: aplicaciones fáciles y automáticas que saquen las mejores fotografías sin sumergirse en configuraciones complejas. Pero, como ya sabemos, eso es imposible. Para poder usar los ajustes manuales necesitaremos aplicaciones de terceros.

 

¿Cuáles son esos parámetros?

Aunque esto depende de cada aplicación, los parámetros imprescindibles que hay que conocer y tratar de dominar y controlar, son los siguientes. Profundizaremos en ellos en otros artículos.

  • Exposición: cantidad de luz que se capta en la fotografía. La medición de luz o exposición en fotografía es la piedra angular, y esta se consigue a través del control de 3 parámetros:
    • Velocidad de obturación: cantidad de tiempo que el obturador está abierto y, por tanto, el tiempo que la luz está llegando al sensor. Por ejemplo, para fotografiar un objeto en movimiento, deberemos jugar con este factor.
    • Apertura de diafragma: tamaño de la abertura circular de la lente y que permite pasar más o menos luz. Por ejemplo, para conseguir el efecto bokeh (típica foto de retrato con el fondo desenfocado) tocaremos este parámetro.
    • ISO: sensibilidad del sensor digital o cantidad de luz que el sensor debe absorber. Por ejemplo, para fotografiar en condiciones de escasa iluminación, aunque con valores altos de ISO añadiremos ruido digital a la imagen.
  • Balance de blancos: equilibrio de color en la fotografía para conseguir una reproducción de color correcta sin dominantes. Por ejemplo, para evitar la típica fotografía "amarillenta" en el interior de una casa.
  • Enfoque: nitidez de la imagen, o parte de ella. 
  • Disparo en formato RAW: es un formato de imagen digital que contiene la totalidad de los datos de la imagen tal cual ha sido captada por el sensor, es decir, sin procesar (al contrario que, por ejemplo, el formato JPEG que se trata de una imagen procesada y comprimida). El formato RAW permite muchos, pero muchos más ajustes y mejoras en edición: podremos cambiar casi todo en la imagen.

Aunque existen muchos otros parámetros en fotografía, cualquier aplicación que nos permita controlar los anteriormente citados, será más que suficiente. Al fin y al cabo, no debemos olvidar que estamos hablando de cámaras de smartphones y nunca van a llegar a la calidad de imagen que ofrecen las cámaras de fotografía, pues estas cuentan con sensores y objetivos específicos que no cabrían en un teléfono.

 

Aplicaciones para sacar fotos en manual

En lugar de listar aquí una serie de aplicaciones, preferimos dejar en vuestra mano la búsqueda de la aplicación que prefiráis. Las aplicaciones no dejan de evolucionar y cambiar y, aunque todas manejen prácticamente los mismos parámetros, podéis sentiros más cómodos con una interfaz o con otra. Probad y escoged la que prefiráis. Encontraréis tanto para Android como para iOS; gratuitas y de pago. O, mejor aún, comprobad antes de nada en vuestra aplicación nativa para fotografía si os permite el control manual. Quizás tengáis acceso a ello, y no lo sepáis.